De la leyenda de la “Gamba” y de Murillo

2018-09-10T11:09:02+00:00

En lo referente al desarrollo iconográfico de la catedral, defiende Carlos Ros Carballar (1941), interesante escritor y periodista (en su guía mágica de 2007), que el famoso cuadros de la “Gamba” es un precedente de las representaciones barrocas de la Inmaculada Concepción.

Sería este cuadro, del genial Luís de Vargas, un adelanto mucho más recargado y vibrante de lo que luego sería el establecimiento más o menos definitivo de las representaciones, que junto a pintores precedentes y coetáneos, terminó por llevar a altas cotas Bartolomé Esteban Murillo.

El término “Gamba” en italiano significa “pierna”, y de ahí ha venido una historia que ha pasado al conjunto de leyendas de la ciudad. En realidad el tema del lienzo es “La generación temporal de Cristo”. El motivo de llamarse “el de la Gamba” es que, residiendo en Sevilla el pintor italiano Mateo Pérez de Alesio, se le encargó, su grandioso San Cristóbal.

Junto a ese fresco está el altar de la capilla de la Concepción. Y observando el italiano de la figura de Adán la pierna derecha colocada en actitud de escorzo muy difícil de reflejar, se quedó admirado. y exclamó : -“PIÚ VALE LA TUA GAMBA CHE TUTTO IL MIO SAN CRISTÓFORO” (vale más la pierna tuya que todo mi San Cristóbal).

Entonces entre los contemporáneos, intrigados por el equívoco del término, la frase se hizo popular y por ello el cuadro pasó a ser conocido por la “Gamba”. Es posible que e el dicho tan popular que quiere decir de otra manera que vas a “meter la pata”, tenga su origen aquí y haya sido por este motivo sustituido por “meter la gamba”.

Se podría decir tantas cosas, de los gustos, del noveleo de la ciudad, que la propia anécdota, cierta o no, como todas la leyendas, lleva en si misma codificado el gusto de la ciudad por el detalle, por la inspiración, por el genio, por el movimiento de las formas, y también por lo anecdótico.

No obstante lo importante es que al final sirve para atraer la atención sobre esta magnífica obra y sobre su inspirado autor, Luís de Vargas, del que poco hablamos en la visitas para lo genial y desconocido que es.

Lo interesante en este caso, y que contamos en la visita, es su valor artístico y la influencia sobre Murillo o sobre el mismo Martínez Montañés pues se dice, por ejemplo, que de la figura de la virgen que está sobre Adán y Eva, se inspiró el escultor para sus esculturas de la Inmaculada Concepción.

De igual forma, según Carlos Ros, la disposición de este cuadro sería un precedente en cuanto a la representación de la Inmaculada, que más tarde quedaría fijado en época de Murillo, simplificándose hasta llegar a las representaciones del maestro sevillano.

De estas y otras muchas historias, relacionadas con el arte de Murillo, podremos compartir el nuestras visitas guiadas http://www.divumedia.com/calendario/ que estamos organizando a la exposición “Murillo en la Catedral de Sevilla”.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies